Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 julio 2010

Parece mentira pero es complicado encontrar infomación en internet… así que hemos querido compartir nuestra experiencia con las pisicnas al aire libre de Valencia y alrededores.

València-Benicalap

Forma: riñón
Precio adulto: 2.20€
Ubicación (acceso por dentro del parque, al que podéis entrar por cualquiera de sus puertas)
+: Mucho césped, piscina grande y con elementos para ir “mareando”
-: Quizá haya demasiada gente.

València-Hípica

Forma: poligonal
Precio adulto: +3€ (el precio actual sobre los 3.50€)
Ubicación, quizá sea recomendable ir en bus, aunque hay sitio por la zona en verano.
+: Poca frecuentada.
-: Precio quizá excesivo.

València-Parque del Oeste

Forma: rectangular 50x25m i cuadrada 25m
Precio adulto: 2.20€
Ubicación, se entra por la calle del enlace, no por el parque.

+: Es olímpica, así que nos e hace pie en ningún sitio, ideal para nadar.
-: Demasiada gente en ocasiones, sobre todo en las otras piscinas.

València-Castellar

Forma: rectangular 25m
Precio adulto: 2.20€
Ubicación, se puede ir también con el bus nº 14.

+: Poca gente normalmente
-: Quizá algo pequeña y con poco césped, pero vamos, nada malo destacable.

Quart de Poblet-Aquart

Forma: riñón
Precio adulto: 2.30/2.90
Ubicación (reformada en 2009), se puede ir en metro (Faitanar).
fotos: [url]http://www.flickr.com/photos/juanquart/sets/72157619793850556/show/[/url]

+: Nueva, con chorros tipo SPA y toboganes en la zona infantil. Restaurante de calidad.
-: Imposible nadar, hay bastante gente. La zona de picnic es minúscula y está copada por los mismos domingueros todo el día.

Tavernes blanques

Forma: rectangular 50m
Precio adulto: 2/3€
Ubicación, el 16 deja en la puerta, el 36 a 5 minutos andando.

+: Poca gente para ser julio, se puede nadar. Tiene bordes para estar en la orilla cómodamente.
-: Hay bastante avispas/abejas, deberían controlarlo.

Anuncios

Read Full Post »

Hace ya años que empezaron a  surgir las multisalas… Park y Martí en el centro fueron los verdugos de las primeras que cerraron. Luego llegaron los de los centros comerciales más alejados del centro pero aún en la ciudad… y finalmente la absurda moda de salir de Valencia para ir a Kinepolis o Bonaire, cuando los Levante de Alfafar ya demostraron que pasada la novedad, ir andando o al menos tardar poco, es lo que de verdad apetece.

Serrano, Tyris, Artis, Metropol… tantos y tantos han cerrado que el Cine d’Or (c/ Almirante Cadarso 31, Valencia, aquí, recomendable ir a pie, en bus o aparcar pronto en la zona) a veces parece que vaya a acorrer la misma suerte.

Si, el d’Or es grande (larego más bien), cabe mucha gente y es difícil no encontrar un buen sitio para ver la película. Por sólo 3€ (incluso menos según día y descuentos) puedes ver 2 películas de reestreno, películas que van desde estrenos recientes hasta cine más selecto. Vale, no son las butacas más cómodas del mundo, no hay 3D, ni THX-Ultra-Dolby, pero es que ni falta que hace. Puedes ir por la tarde a ver una película sin que parezca que han atracado y luego cenar por las decenas de sitios de la zona… seguramente todo de mejor calidad que una peli en pseudo3d+palomitas+burguer y por menos de un cuarto del precio.

Si no lo conocéis, hay que ir, al menos una vez, para estar en un cine de los de verdad… y si ya lo conocéis, no dejéis de ir, vale la pena mantener sitios así, no?

Read Full Post »

Tras ver varias recomendaciones de este sitio en Internet, nos lanzamos, por fin, a ir. Lo primero de todo, una crítica constructiva de la imagen y operativa del local. La Grossa (c/ Calixto III, 19 de Valencia, aquí, recomendable ir andando o en coche pronto, luego se pone imposible y a las 23h restringen el tráfico en fin de semana) carece de una web decente (hacer un mini-blog cuesta 2 minutos, y tener una página de Facebook no es la mejor imagen que se puede ofrecer) y de un teléfono visible (conseguí dar con un móvil, pero sigue sin ser normal que no tengan un fijo). Tampoco cuentan con terraza, aunque esto será problema de la zona ZAS de Juan Llorens…. absurdo que se aplique a restaurantes, pero en fin, Rita sabrá…

Pero dejémonos de rollos, ya vamos a al carta. Una carta normal, con tapas (precio ajustado y muy buena cantidad), bocadillos (muy bueno), brochetas y crepes (el que probamos no merecía costar ni la mitad de los 75 que cobraron). Es una mezcla entre un sitio de tapas normal y otro “modernillo”, pero sin desvariar hacia cocinas minimalistas o precios abusivos… de hecho, cenamos por poco más de 10€ y casi sobró comida. El postre, por cierto, en cantidad y muy, muy bueno.

Aparte, tienen menús prefijados a unos 14€ por cabeza, para cenas de grupo. Te avisan ya de la oferta, detallan lo que van a dar y visto lo visto, con una muy buena relación calidad/precio.

No es un lugar maravilloso, no es la meca, pero vale la pena echarle un ojo.

Read Full Post »

La rentaora (Mossén Sorell, 11, aquí, recomendable ir andando o aparcar al otro lado del río, son 5 minutos) es uno de esos sitios que pueden mosquear por su pinta de “poca comida y precio abusivo”. Pero no.

Es un local pequeño, con apenas 6 mesas dentro (pero donde cabe bastante gente) y otras tantas fuera (muy agradables, sin coches ni ruidos, pero que Rita quiere cerrar pasadas las 12). La carta ofrece tapas variadas, con embutido destacable (la longaniza de pagés es obligatoria), montaditos muy bien acabados y con buena relación calidad/cantidad/precio, y otros platos que realmente ofrecen algo distinto pero sin estridencias. El postre es casero, y hay una decente variedad… el micuit (llámalo coulant, llámalo madalena rellena caliente) está bien, pero quizá no sean sus especialidades.

En fin, un sitio para cenar tranquilo por el Carmen, con un precio justo y con la ventaja de estar ya en la zona para luego salir.

Read Full Post »

Cuando ya estamos acostumbrados a bares donde te ponen 5 calamares por 6€, o media patata brava por 4€, sorprende ir a un sitio donde al menos no te intentan engañar. El bar restaurante Casa Mari hace honor a su nombre, a su pinta interior y al servicio “uniformado”. Es un sitio casero pero serio, con una capacidad que hace pensar que no poca gente va allí cada día.

Está en la calle Jaime Balmes 36 de Quart de Poblet (aquí mismo, se puede aparcar sin problemas a pocos metros, o ir en metro hasta Faitanar o Quart), es un bar típico, de los que a veces se echan de menos, de esos que dices: “es que me apetece un sitio normal y bueno de bravas y calamares”. Pues aquí lo tenéis, pero antes de ir, debéis tener en cuenta lo siguiente:

  • Las raciones son generosas, con 3 tapas comen dos personas adultas con buen saque, y con 2 sacias a dos personas “normales”.
  • Los bocadillos son grandes, de palmo y medio… mención especial al de pinchos con francesa, que nos quedamos con ganas de probar.
  • El precio no es barato, pero tampoco caro. No es un sitio de comer poco y caro (como tantos hoy en día), pero tampoco de comer mucho y barato. Cobran en función del tamaño de las raciones, que son generosas. Unas 4.50 las bravas, pero rebosando. 6€ (o eran 5?) los calamares, pero habían muchos, eran grandes y encima buenos. Jamón y queso, evitable y caro, eso si.

En fin, que vale la pena la visita, ya sea si estáis por la zona o si os da por ir a un sitio “normal”.

Read Full Post »

Shintory Teppanyaki fue uno de los primeros restaurantes de la Av. de Francia (número 55b, aquí), y desde sus inicios había rumores de lo que allí se hacía. “Te lanzan la comida a la boca directamente de la plancha”… así que al final hubo que ir. Lamentablemente la cosa fue mal. Primero, la parte que vale la pena es una zona donde caben unas 10 personas, así que sin reserva te sentarán en una mesa normal y corriente.

La parte de mesa, es normal y cara, muy cara.  Un trozo de unos 50g de dorada a la plancha con salsa teppanyaki (que no lleva oro) cuesta la friolera de 12€. Luego tienen platos típicos oriantales y otros algo más cuidados, aparte de sushi, sashimi y tal… pero nada que justifique su precio y más en un ambiente oscuro y poco acogedor…. y por si fuera poco, la Av. de Francia sufre de problemas de alcantarillado, así que había un olorcillo al principio que acabó desapareciendo. Te pasas toda la comida maldiciendo no haber reservado en aquella parte donde la gente se lo asa tan bien y aplaude.

Si, la parte de plancha es para aplaudir parece ser. Es una plancha rodeada de una barra en su 4 costados, donde el cocinero te hace lo que vas pidiendo (supongo) y o bien lo pone, a veces hace algún movimeinto espectacular, a veces sale una llamarada… y quizá lancen la comida a los comensales si así lo piden. No pudimos ver en que consiste, pero los rumores previos y lo que oímos allí (gritos de admiración, aplausos, risas, etc…), nos hacen quedarnos con algunas ganas de volver porque eso si vale la pena , eso si, reservando y yendo sólo a esa zona. Al resto del restaurante no volveremos nunca, al menos no por propia voluntad…. y es algo que hemos pensado de muy pocos sitios.

Read Full Post »